Raíces,Historia,Poesía, Pensamientos, Gaia, Relatos, Canciones, Historia,

"Juan Poeta ." Osvaldo Bayer.


 “Guardamos la ropita en el ropero,
 pero no hemos deshecho las valijas del alma”.
Gelman
Un poeta llamado Juan, con nombre de albañil de brocha gorda, de peón de campo, de plantador de nogales. 
Juan, nada más que Juan.
 Ni Juan Domingo ni Juan Pablo. Juan. 
Pero el noble de la poesía. 
Eso sí, la poesía más profunda, con el lenguaje sencillo, con la palabra de la calle.
 Y la filosofía profunda de barrio que la hizo cátedra.
Podría escribir un libro sobre nuestro encuentro, pero prefiero abrir uno de tus libros porque allí está todo, todo lo que decías en nuestras extensas conversaciones: la injusticia social, lo que es poner el cuerpo para que no haya más niños con hambre, para guiñar el ojo a una mujer que nos gusta, para hablar de la filosofía de las calles y pintarla en una acuarela con todos sus colores.
Juan, el sabio. 
Juan, el mano abierta.
 Juan.
 El esencialmente poeta en todo.
 Juan, el ciudadano que pone la cara.
 Completo. Todo dicho en sus sabios versos.
 Un cantor de los barrios pobres que nos enseña qué deber debe ser la dignidad contra la futileza del arribismo. Sí, la idiotez egoísta del arribismo.
Juan Gelman, nuestro poeta de máxima sabiduría.
 Pero poeta. Nada más que eso. Que es todo.
Los hermosos recuerdos. Nos conocimos en la redacción de Noticias Gráficas, allá por la década del cincuenta, en el edificio de la Avenida de Mayo. Allí nos juntábamos los que hacíamos Gaceta Literaria, que dirigían Roberto Hosne y Pedro Orgambide, junto a otros escritores y poetas que recién comenzaban a escribir.
 Y después, en la redacción de Clarín –cuando estaba aún Roberto Noble– que trataba de imitar a Natalio Botana, el director de Crítica, con una redacción, la mitad de derecha y la mitad de izquierda. 
Allí, sentado, con la imaginación caminando por otro lado, estaba Raúl González Tuñón, el grande, hoy tan olvidado.
 Raúl González Tuñón, qué poeta, que fue tu verdadero maestro y vos reconociste éso con gran orgullo.
 Raúl, 
el poeta de los barrios,
 el poeta de la gente humilde,
 de los conventillos y del tango.
 Poeta de poetas. 
Me acuerdo de él, caminando perdido por la redacción, mirando al infinito, pensando en sueños, tratándose de explicar todo en versos.
 Juan Gelman, el apellido inventado por tu padre ruso para poder entrar a la Argentina, y Juan, el nombre del pueblo.
 Justo para un poeta, el mayor poeta del pueblo.
En el exilio nos vimos muchas veces.
 Estuviste en mi “Tugurio” de Berlín, en el barrio reo de Kreutzberg.
 Los encuentros cargados de tristezas, con el recuerdo de los que se fueron.
Una vez le dijiste a uno de mis hijos:- “Admiro a tu padre que fue capaz de salvar a todos sus hijos”.
 La próxima vez que nos vimos te respondí:- “Sí, pero vos sos un héroe del pueblo, un Hijo del Pueblo, título que los obreros de antes le daban a quienes ponían el cuerpo”.
Nuestra mejor cita era, todos los años, la Feria del Libro de Francfort.
 Allí nos sentíamos bien. Planes, siempre planes para el futuro. 
Tu rostro triste e irónico y tus palabras donde se escapaba siempre la poesía.
 Tu ternura cuando hablabas de los queridos amigos que ya no estaban más: Rodolfo Walsh, el Paco Urondo, Haroldo Conti... el dolor metido tan adentro que nunca se iría, que nunca se explicaría...
Mi gran alegría fue cuando dijiste “Sí” a mi proyecto de hacer un libro conjunto sobre el exilio y que se llamara así, justo: “Exilio”.
 Tu poesía y mi prosa dándose un abrazo.
 Allí, tu poesía describe tal cual lo injusto, la nostalgia, los amigos que cayeron, el dolor que queda ahí, bien adentro, para siempre.
Tu definición de exilio la escribiste, al pasar, en la primera página:
 “Guardamos la ropita en el ropero,
 pero no hemos deshecho las valijas del alma”.
Y vos no abriste nunca  esas valijas.
 Hubiera sido como encontrar a tus queridos muertos.
 Las cerraste para siempre y las llevaste cerradas al México del final.
Me imagino que ahora sí, las vas a abrir para encontrar lo que perdiste.
Y escribir, escribir, tu magia, tu varita de mago. 
Cuando puedas, pasame por debajo de la puerta tus nuevas poesías eternas.
Nos encontraremos, sin dudas, ya lo predicás vos en nuestro “Exilio”:
“Somos pedazos del viaje universal, 
diferentes,
 contrarios,
 las mismas olas nos arrastran.
 Iremos a parar a cualquier playa. 
Vamos a hacer un fueguito contra el frío y el hambre.
Vamos a arder bajo la misma noche.
Vamos a vernos, ver.”
Para Juan Poeta, la vida fue sólo poesía y compromiso con el ser humano. 
Soñador.
 “Poeta esencial. Pura poesía.” Tu epitafio debe decir sólo eso.
Has pasado a llamarte de Juan Gelman a Juan Poeta.
OSVALDO BAYER

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...